12742502_10208952826403615_3374827766645322625_n
- Viajar y Disfrutar | Nro 7 | 7 diciembre, 2016

Andrea entre la psicología y el tango

Por Aylén De Gennaro
Andrea es psicóloga desde los 23 años, a lo largo de los años fue ejerciendo la profesión de forma particular y a la vez tuvo distintos empleos siempre relacionados al área de hospitalidad. Además de forma paralela fue desarrollándose en el mundo del Tango y hoy es una excelente bailarina.

Antes que nada me gustaría que me cuentes como fue dándose que llegaste a ser quién sos hoy y hacer las cosas que hacés, es decir, desde cuándo ejercés la psicología y hace cuánto que sos profesora.

Mis ganas de ser Psicóloga empezaron cuando tenía 13 años que llegaron a mis manos unos apuntes de psicoanálisis, que eran de mi papá, que estaba haciendo un curso de psicopatología (él era kinesiólogo), y al leerlos me encantó el tema, la abstracción con la que estaba escrito, y desde ese momento lo elegí. Sumado a que cuando me preguntaban ¿qué querés ser cuando seas grande? Yo contestaba: “ayudar a la gente”. Salí del colegio y comencé la facu, a los 23 me recibí y desde ese momento no paro de estudiar. Un profesor me dijo, el estudio empieza cuando uno termina la carrera, y es así. No se puede dejar de estudiar nunca. Hago un posgrado por año. Este año hice uno sobre neurociencias.

Trabajo desde que salí del colegio, mi psicóloga me dijo: “una buena psicóloga tiene que tener calle, no sólo libros” y es así 100%. ¡Hice de todo! Secretaria, trabajé en RRHH muchos años, hospitales, guardias (en navidad, año nuevo etc), y consultorio, que es lo que más me gusta y elijo en este momento. Amo atender y ayudar a la gente a ser más feliz.

Siempre me gustó la docencia, fui ayudante en la facu mucho tiempo y luego me llamaron de Ott Educación Superior. Desde ese momento, que estoy en Ott. ¡Feliz! Me encanta transmitir mi pasión, dar clases de psicología para no psicólogos, que puedan ver un poco más allá de lo cotidiano, ver cómo van descubriendo un mundo nuevo y cómo les genera curiosidad me llena el alma. Todos en el aula aprendemos. Siempre se genera un clima de mucho respeto, alegría y conocimiento. No doy clases en ningún otro lado. Estoy muy feliz en Ott, hay un clima de mucha libertad, respeto y calidez humana.

¿Cuánto tiempo estudiaste tango y dónde das clases?

Tango empecé de chica también. A los 16 años me iba sola a una milonga (salón donde se baila) a mirar, y luego empecé a bailar algo. Con el tiempo se convirtió en una pasión y ya hace un tiempo largo que también es mi otra profesión. Me formé con quién es hoy mi pareja de tango y de vida. Hace 20 años que trabajamos juntos y más de 10 que estamos en pareja. Diego es bailarín y coreógrafo. Es un gran artista, lo admiro profundamente. Viajamos mucho con el Tango, (somos la única actividad de Tango en el mundo auspiciada por UNESCO) y mostramos el Tango desde el Arte (espectáculos), la Ciencia (nos dedicamos al tratamiento del Parkinson, damos charlas a la comunidad sobre Estrés y Tango, Educación emocional, Cardiopatías y Tango) y la Educación (clases a todos los niveles, formación de bailarines, conferencias sobre Historia del Tango).

Hoy tenemos una Cátedra de Tango y Diversidad que funciona como sede central en el Templo Libertad, brindando todos los jueves un espectáculo de Tango Teatro “Sueños y Sombras”, una gran propuesta innovadora, donde Borges, el psicoanálisis, el teatro y el tango conviven en un mundo de sueños y sombras. Hasta el último jueves de noviembre estamos a las 20hs. en Libertad 769 CABA, la entrada es gratis.

Nuestra escuela está en Vicente López, Lavalle 1444. Enseñamos con un método propio que se llama easy tango, lo creamos nosotros, al ser ambos docentes y estar asqueados de ver “paracaidistas” que dan clases de tango sin saber nada de pedagogía ni cómo funcionan las emociones de una persona en el proceso de aprendizaje, frustrando a la gente por no poder estar al frente de una clase. Hay que cuidar mucho a los alumnos, porque el arte moviliza muchas emociones. La gente que viene a la escuela se encuentra con una forma de clases nada “común”, se aprende jugando, riendo, practicando, nadie se frustra y todos avanzan súper rápido.

Es muy emocionante ver a todos bailar y apasionarse tanto. El promedio de edad es de 25 años. Es intergeneracional. Manejamos valores como respeto a la diversidad, la danza como un lenguaje de no violencia, no es un tango machista sinó que es compartido en propuesta, acá no “manda nadie”, es un juego de placer que se potencia en el abrazo.

Volviendo un poco a la psicología, se dice que las personas que estudian o ejercen esta profesión, llega un punto en que con cualquier persona que hablen, la/lo psicoanalizan. ¿Es mito o realidad? ¿Te sentís identificada?

¡Por suerte no! Porque mi trabajo es muy profundo como para ir por la vida “analizando” tan livianamente. No me gustan nada esos psicólogos que interpretan todo… Es una agresión si está fuera de un contexto de análisis.

A vos te toca la parte de escuchar a mucha gente, pero ¿quién te escucha a vos?

Como cualquier persona, tengo mis amigas, pareja y claro que mi propia psicóloga. Pero es verdad que la posición que uno adopta más, es la de escuchar…

Cuando comenzaste a estudiar, ¿creíste que ibas a llegar a hacer todas las cosas que haces hoy? ¿Se puede decir que cumpliste y/o superaste tus expectativas?

Siempre fui muy activa, y no paro nunca. La verdad que me pongo objetivos muy desafiantes y hago todo para lograrlos. Es mucho esfuerzo y horas de trabajo, pero el placer del logro es inmenso. Siempre estoy pensado en algo más. Las expectativas las voy renovando, el día que diga: “ya cumplí con mis expectativas” me voy a preocupar.

¿Hay alguna motivación, algo que tengas ganas de hacer de ahora en más, en los próximos años?

Seguir aprendiendo, tanto como psicóloga y como bailarina, ahora estoy incursionando en la actuación: un mundo nuevo. Y poder amar lo que hago como el primer día. Disfruto mucho de todo, de la vida, de estar con mi pareja, de trabajar juntos, de mis clases, de mis pacientes, de mis amigas… Esa es mi motivación: disfrutar.

www.catedradetangoydiversidad.com

13528604_10154273693399889_3295362951372774021_o

Dejá un comentario