Machu4
- Viajar y Disfrutar | Nro 03 | 15 septiembre, 2015

El día que Durán eclipsó a París

Del océano pacífico a la olla. Mancorita, un restaurante de Guayaquil.

En mi artículo anterior comenté el viaje iniciático a Machu Picchu, Cusco, a los 15 años, el mes pasado, retorné a aquellos caminos de la adolescencia. Volé a La Paz, Bolivia desde donde en omnibus llegué a Cusco, volé luego a Lima y Guayaquil. En próximas entregas les iré contando este viaje y los cambios operados en mí y en los lugares, bueno porque se sabe, “el tiempo gran escultor” como dijera Marguerite Yourcenar.

En éste, en cambio, me ceñiré tan solo a un aspecto: al día en que Durán eclipsó a París; ese día fue el pasado 26 de julio y no debe haber quedado registrado más que en las papilas gustativas de quienes compartimos un inolvidable almuerzo en Durán, ciudad satélite de Guayaquil (algo así como a 10/12 kilómetros).

No voy a hablar de arquitectura, eso en Durán es de difícil comprensión; lo que hay en términos edilicios es una acumulación de bloques grises, ladrillos sin revocar con sobresalientes hierros oxidados esperando eternamente la construcción del siguiente piso, cables entreverados, caños rotos, veredas quebradas por donde se cuela el agua de desagües, pavimento con baches, pintura en mal estado, sistema cloacal en proyecto, áreas sin agua corriente, en fin comparar arquitectónicamente Durán con París es como comparar Corin Tellado con Shakespeare. Pero en este mundo extraño de pronto se hace la luz y entonces Mancorita.

Máncora, playa en el norte de Perú. De ahí viene el nombre de este restaurante de exquisito nivel gastronómico: Mancorita es como una pequeña Máncora a donde vienen a morir las olas del Pacífico para dejar en ollas, sartenes y cacerolas, pescados y mariscos que la mano del artesano cocinero Leandro Maldonado transforma en placer.

Leandro define su cocina como “una suerte de diálogo entre el corazón y el paladar” y que yo entiendo como “lo que me enseñó mi madre -cocinera de campo- y mi maestro, el argentino Rosalino Irazábal quien en Lia hace más de cuarenta años me introdujo en la disciplina, el esfuerzo, el silencio y la concentración que la cocina requiere”.

Leandro lleva muchos años cocinando en el Ecuador y desde julio de 2014 está al frente de su emprendimiento, Mancorita. Seguimos las sugerencias y entonces pisco e inmediatamente piqueo de mariscos donde tenemos camarones y uñas de cangrejo apanadas, chicharrón de pescado frito con salsa criolla y papas doradas, pulpo a la plancha. Como principal comimos ceviche mixto, limeño de mariscos y pescados, limón y ajo con camote y choclo, seguido de trilogía de causas con su ají amarillo en el tope, relleno de pulpo, olivo, camarón y cangrejo.

Por si alguno viaja y no olviden de hacerlo pueden consultar: mancoritarestaurant

Machu2

2 Comentarios

  • Los placeres que nos permite la vida, generalmente se producen de forma esporádica, sorpresiva, por corto tiempo, y es difícil poder explicarlos con muchas palabras, por esa razón sólo puedo expresar y opinar que la comida en el restauran Mancorita, ubicado en Durán, Ecuador, es deliciosa, se siente que es preparada con mucho amor y experimentadas manos. Que bien por mi pueblo, ya que lo que entra por la boca y gusta, deja por siempre un recuerdo satisfactorio y guarda en nuestra mente y nuestros corazones.

  • Howdy would you mind sharing which blog platform you’re working with? I’m going to start my own blog soon but I’m having a tough time selecting between BlogEngine/Wordpress/B2evolution and Drupal. The reason I ask is because your design seems different then most blogs and I’m looking for something completely unique. P.S Apologies for being off-topic but I had to ask!|

Dejá un comentario