IOLO2
- Modos de Ver | Nro 9 | 28 junio, 2018

IOLO: circunstancias y causantes de un proyecto emprendedor

Una pareja, un viaje y la reforma de una casa dan lugar a la creación de IOLO, un espacio gastronómico ubicado en 25 de Mayo 107, San Isidro Bs. As.

Iolo nace en el año 2013 gracias a sus fundadores Daniela y Nacho. A cinco años de su apertura ellos, nos comparten su historia: “mezcla de emociones, ingredientes y energías que brillan a medida que nosotros lo hacemos.”

¿Cómo nace IOLO?
Nacho: IOLO nace aproximadamente hace 6 años. Dani y yo estamos casados hace 2 años pero de novios llevamos 12. Nos conocimos en la facultad, ambos estudiábamos la carrera de administración de empresas. Además ella estudió gastronomía. Realizamos distintas experiencias laborales, ella se volcó al rubro gastronómico al cien por ciento y yo en el mundo de la empresa. Corría el año 2012 y los dos teníamos ganas tomarnos un recreo de nuestras carreras. Así decidimos irnos de viaje durante un año entero por toda América, desde Argentina hasta Estados Unidos, finalizando en la ciudad de California. Este trayecto nos ilustro y generó muchas inspiraciones: recetas, restaurantes, cafeterías, menús, cocineros. Es en ese viaje nace la idea de crear un proyecto de vida juntos, mudarnos para zona norte, poner un restaurant. Así surge IOLO.

 

14445022_1218158571590435_986758280289170717_o

¿Por qué IOLO?
Dani: Todo nació con un logo, un elefante andando en bicicleta, él era nuestro personaje y representaba un poco de lo que queríamos plasmar. Por un lado su fortaleza y por otro la libertad de la bicicleta de andar y ser libre en el movimiento. Redondea el concepto y filosofía de vida. Un negocio atendido por nosotros, donde se volcara nuestro espíritu, el estar en armonía con nuestro equipo de trabajo, nuestros vecinos y clientes.

Hablemos de los platos, noto que todo es casero.

Dani: Sí, además una de nuestras características es la utilización de frutas y verduras de estación. La comida tiene
que ver mucho con lo que me gusta mí, no tan compleja, ni tampoco una técnica específica a la hora de cocinar, sino a la hora de elegir el ingrediente y focalizarme en ese en particular. Tengo mi lista de ingredientes que trato de agregárselos a todos. Que prevalezca el sabor. Mi cocina es como yo, cambiante, inquieta, va con el humor de la cocinera. Es una comida de todos los días, trata de ser una comida que te llene el alma, esa es la intención.

23517416_1776804935725793_2328759436823326593_n

¿Cómo es IOLO?
Dani: Es una mezcla de emociones, ingredientes y energía; va brillando a medida que nosotros lo hacemos. IOLO es el fiel reflejo de nosotros, como un niño madurando de a poco, creciendo y aprendiendo. Ponemos toda nuestra energía en este lugar.

Nacho: Tratamos que IOLO sea un lugar súper cotidiano, que la gente se sienta cómoda y en familia. Si vos venís a cualquier horario, vas a encontrar a grupos de amigos, parejas, familias, gente sola trabajando o en reuniones laborales. Abarca todo. Hay clientes que forman parte desde su comienzo y hasta se han vivido momentos como ¡propuestas de matrimonio! También hay familias que vienen con sus hijos desde chiquitos.
Dani: Tiene mucho que ver como es el barrio de San Isidro, es familiar, todos se conocen. Es un mundo chico. Se genera mucha la camarería con nuestros colegas y potenciar mucho la gastronomía de San Isidro.

IOLO tiene una gran mesa de manera central que destaca en el espacio y se utiliza de manera comunal. 

Dani: El concepto me encantó, la súper mesa, yo haría todo comunal. Va con nuestra filosofía, todos
podemos compartir o estar en una misma mesa interactuando o no pero el hecho es estar compartiendo el espacio.

Nacho: En IOLO completamos nuestras pasiones, Dani en la cocina y yo el detalle en la hospitalidad acompañado con el diseño.

¿Algunos platos recomendados?
Hay cosas que quedaron fijas desde un principio porque gusto mucho. Un wrap de calabazas, cebollas caramelizadas, hongos y queso fundido que es muy básico pero que a la vez salieron millones desde que abrimos. En pastelería Carrot Cake, es un cláscio y tenemos nuestra fórmula.

14882400_1264488740290751_8768996090639939238_o

Y los chicos que trabajan con ustedes…
Siempre tuvimos un equipo que nos acompañó de jóvenes y que están estudiando, o terminaron de estudiar o están en la edad de los veinte picos. Chicos que tienen ganas de aprender y salir adelante. Siempre digo que IOLO, si bien no es un lugar de alta gastronomía compleja, es una muy buena escuela. Aprenden en un lugar más pequeño las buenas prácticas, como trabajar en base al orden y procedimientos. Brindarles un lindo ambiente de trabajo es nuestra premisa, ya sea en salón como en cocina.

Dejá un comentario