chebli_estudiante
- Vida y Comida | Nro 7 | 7 diciembre, 2016

Juan Chebli Murad

Por Judith Insapillo
Su cocina se define por lo simple y lo clásico, combina sabores exóticos y “toques mágicos” que dan como resultado platos increíbles llenos de creatividad que producen una fiesta en la boca.

Juan Chebli Murad nos transmite su variada experiencia en la gastronomía y como docente en Ott Educación Superior.

¿Cómo fueron tus inicios? ¿Cómo empezaste tu carrera? ¿Tuviste algún estudio previo que no estuviera relacionado con tu profesión?

Estudié Ciencias Biológicas en la UBA durante casi 5 años, no me iba mal y realmente me encanta la biología pero me di cuenta que no tenía ganas de hacer de ella mi profesión. Al dejar la carrera me encontré en una gran crisis vocacional y personal; decidí interiorizarme en ella haciendo un viaje y me fui casi con lo puesto a España. Allá viví un tiempo y entre otras tantas cosas que hice tuve un acercamiento laboral con la gastronomía. Así fue como me permití empezar a imaginarme en una profesión no universitaria y al volver comencé a Estudiar y trabajar en gastronomía paralelamente; sin darme cuenta en menos de un año estaba de jefe de cocina en un restaurante.

¿Qué fue lo que te motivo a trabajar como profesor de cocina?

La docencia siempre me gustó y no fue menor la influencia de mis padres, ambos docentes universitarios. Mientras estudiaba biología también hacía tareas docentes, en clases particulares primero y luego dentro del departamento educativo del zoológico porteño. Una vez ya dedicado a pleno a la cocina se me presentó la oportunidad de dar clases, después de varios años de inactividad docente y me di cuenta cuánto la extrañaba y disfrutaba de ella.

¿Qué es lo más lindo que te ha dejado este trabajo?

Si te referís a la docencia en gastronomía, creo que es un trabajo de mucha creatividad, poco rutinario, que te permite seguir investigando y mantenerte actualizado. Además de la muy enriquecedora relación con los estudiantes. Siempre se puede seguir aprendiendo de ellos.

¿Qué se necesita para ser un buen chef profesional?

Lo mismo que para cualquier profesión: compromiso, coherencia y dedicación.

¿Qué consejos le darías a los futuros profesionales de la cocina? A aquellos jóvenes que desean emprender este camino…

La gastronomía es hermosa y muy gratificante, pero a no confundirse: No siempre es lo que se muestra en la tele o en las revistas. Es un camino bastante duro, sobre todo al principio de la profesión, son jornadas laborales largas, de pie, no muy bien remuneradas, a contramano horario del resto y en general con mucho calor. Ahora bien, si aun así, siguen convencidos de comenzar en este maravilloso mundo, acá estaremos para recibirlos con afecto y muchas ganas de formarlos de la mejor manera.

Dejá un comentario