luccianos_logo
- Vida y Comida | Nro 8 | 4 septiembre, 2017

La (re)evolución del helado

Una larga fila de niños, parejas, adolescentes y familias espera su turno en la caja de la heladería Lucciano’s para pedir unos de los icepops que revolucionaron la industria de los helados en este último tiempo.

El local podría ser el de Martínez, La Plata o cualquiera de las veinte sucursales que están distribuidas por la provincia de Buenos Aires. La realidad es que Lucciano’s, que comenzó como un hobby para Christian y Daniel Otero, sus creadores, hoy no para de crecer: en agosto inauguró un local nuevo en el Shopping Abasto (con una inversión de 2.5 millones de pesos) y tiene más de diez mil pedidos de franquicias en cuarenta países diferentes.

luccianos_mostrador

“Queríamos que fuera una empresa que combine un producto de la más alta calidad posible y una imagen de local que invite al consumidor a vivir una experiencia que vaya más allá de tomar un helado”, cuenta Christian Otero, fundador de la marca, y reconoce que la empresa creció cuando llegaron a Buenos Aires: “Durante cuatro años Lucciano’s no fue nuestra principal actividad y cuando desembarcamos en Buenos Aires nos terminamos de convencer del potencial que tenía y ahí fue donde volcamos todas las energías para dedicarnos full time”.

Lo novedoso e innovador de esta heladería son los icepops o con diferentes formas, colores y sabores. “Empezamos a notar que el palito de helado tradicional era un producto de calidad industrial, entonces fue un poco el desafío ponerlo en valor y demostrar que se puede hacer un palito de helado de altísima calidad”, explica Christian sobre esta idea que cambió las ventas de su heladería originaria de Mar del Plata. “Cuando decidimos exponer todos los palitos en una vitrina nos dijeron que estábamos locos porque son muy costosas y que no iban a tener una participación importante en las ventas; realmente fue revolucionario”, dice Christian, orgulloso de que su gran  inversión en las vitrinas italianas haya dado sus frutos.

luccianos_amrá

La estética de los locales también fue una innovación: la presencia del blanco y el negro en sus paredes, pisos, techos y mueblería logró que las coloridas icepops se destaquen en sus vitrinas y atraigan al público más joven. Pero, sin dudas, la estrella de los palitos helados es el que tiene forma de Minion, el personaje de la película Mi Villano Favorito. “Acabamos de firmar un acuerdo con Universal Studios para lanzar Minions y ser la única heladería artesanal que lo haga. También estamos en conversaciones con la empresa de entretenimientos más grande del mundo para hacer icepops con figuras de otros personajes”, anuncia Christian. Seguramente Christian y Daniel Otero no imaginaron este éxito cuando inauguraron el primer local de Lucciano’s en Mar del Plata, pero la fusión de materias primas nacionales e italianas, la incorporación de las últimas tecnologías para fabricar helado y la creatividad en la presentación de los productos ubicó a Lucciano’s dentro de una de las heladerías más elegidas por los consumidores.

luccianos_minions

“Tenemos veinte sucursales y vamos a terminar el año con 25 o 26 en total. Estamos abriendo un local en Rosario y por este año es donde más lejos vamos a llegar. Seguramente en 2018 estemos desembarcando en el exterior y uno de los mercados que tenemos en mente es Italia porque estamos convencidos que en la cuna del helado, donde se cree que está todo inventado, Lucciano’s tiene una propuesta diferencial que no tenemos dudas, será muy exitosa”, concluye Christian.

Dejá un comentario