gatito
- Modos de Ver | Nro 09 | 28 noviembre, 2018

“Soy el nexo entre el abandono y la familia feliz”

Brenda Occhiuzzi nos cuenta sobre su compromiso con los seres de cuatro patas y cómo lo combina con su vocación de comunicadora social ayudando a los más indefensos. Esta entrevista nos revela la importancia de la concientización de la sociedad sobre el no-trato a los animales.

Hoy tengo la oportunidad y el placer de hablarles un poco de Alina. ¿Quién es Alina? Se preguntarán, ¿Qué la hace tan importante como para hablar de ella en una entrevista? Alina es uno de los seres más importantes que tengo en mi vida, lleno de amor, pureza, rebeldía y luz. Alina es una gatita de tan sólo dos meses que me alegra todos los días desde que nos encontramos. “¡Ah! ¿tanto por una gata?” Pensarán los que no son apasionados por los animales, los fanáticos de los perros y cualquier otra persona que no me conozca y, por supuesto, no la conozca a ella. Pero sí, Alina es todo eso y mucho más. Pero no tendría sentido hablar sólo de ella sin presentar a la persona que me eligió como familia para esta simpática felina.
Por eso, paso a contarles acerca de Brenda Occhiuzzi. Brenda es una chica de 28 años que vive en Palermo, se recibió de comunicadora social y trabaja en una agencia de publicidad y desarrollo digital dentro del puesto de social media
manager, en la zona de San Telmo. Un día, estaba en Facebook buscando en páginas alguna gatita para adoptar y, en eso, vi que Bren compartió una publicación con tres hermanitos que habían abandonado en una caja en San Fernando y, cuando me contacté con ella, luego de hablar un poco me contó  que hasta habían tenido el tupé de imprimir un papel que decía “Se regalan” para luego dejarlos en la calle, desprotegidos ante cualquier peligro, en lugar de contactarse con un refugio, porque así es el ser humano que carece de empatía. Adopté a Alina con un mes y dos días, día a día va creciendo y jugando cada vez más y si la ves, no hay chance de que no te robe el corazón.
Ahora sí, después de esta breve introducción podemos pasar a lo fundamental, la entrevista a Brenda, a quien agradezco un montón por prestarme su tiempo y compartir lo que piensa acerca de los animales y su maltrato.

¿Cómo llegaste a comprometerte de esta forma con los animales?
Desde chica, siempre me gustaron los animales. A mis papás siempre les gustó tener mascotas y tuve muchos perros durante mi niñez. A los 5 años, mi mamá adoptó mi primer gato: Miel. Luego vino Sally y después, toda su cría [risas]. Cuando tenía 18 años empecé a preguntarme porqué algunos sí y otros no, y fue cuando decidí dejar de comer carne vacuna y pollo (con el tiempo me di cuenta que por el cerdo sentía mucha empatía y dejé el jamón también). Al estar metida en el mundo del vegetarianismo empecé a mirar más a los animales que había a mi alrededor y me di cuenta, a través de Facebook, que eran muchísimos los perros y gatos que vivían en las calles, en pésimas condiciones. Y quise ayudar… Mi primer rescatado fue un cachorro con demodexia [Demodexia: enfermedad relativamente frecuente en los perros que se manifiesta con la caída del pelo y la inflamación de la piel. En ocasiones, si no se trata a tiempo, se pueden producir infecciones.] y bajo peso, al cual prometí a mi mamá que daría en adopción después del tratamiento. Por supuesto, eso no pasó y hoy es un gordote que vive con mi vieja [risas]. Después, vinieron los gatos… Me di cuenta que para mí era más fácil transitar gatitos bebé, por el espacio. Y así comenzó todo.

gatito3

¿Qué es lo que más disfrutas de esta actividad?
El saber que puede cambiar el destino de un ser puro como son los animales. Yo siempre digo que soy el nexo entre el abandono y la familia feliz. Siempre me fijo bien quiénes son los adoptantes, por ahora nunca tuve problemas, pero sé que me puedo equivocar, por eso pido seguimiento… Cuando veo que son felices y amados, como Alina, siento pura felicidad.

¿Estás en contra de cualquier tipo de explotación y maltrato hacia el animal? ¿Por qué?

vivimos en una sociedad especista que no los ve como seres sintientes y con derechos
Si, estoy en contra del maltrato animal, del uso de pieles, del testeo en animales, de cualquier tipo de abuso hacia ellos. El motivo es porque creo que ellos tienen los mismos derechos que nosotros, los humanos, y que vivimos en una sociedad especista que no los ve como seres sintientes y con derechos.

¿Qué rol cumplen las redes sociales en este tema? ¿De qué manera se las puede utilizar para concientizar e informar a la sociedad?
Para mí cumplen un rol súper importante ya que a través de ellas todos podemos difundir casos, encontrar adoptantes, alertar de determinadas situaciones. ¡Son esenciales! La mejor manera de utilizarlas es informando acerca de los problemas que trae el no esterilizar a los animales. Las enfermedades que se evitan y ni hablar de la superpoblación y del abandono que le sigue al no castrar, ya que un animal perdido si castrar conlleva nacimientos en la calle.

¿Crees que hoy en día hay más conciencia sobre la flora y fauna a la hora de actuar? ¿Por qué?
Creo que hay más conciencia que hace algunos años, por ejemplo, con la tracción a sangre. Muchas personas hoy en día saben que la TAS es abuso, explotación y muerte para los caballos. Lo mismo con los criaderos masivos de animales, donde muchas veces el animal es descartado como un objeto cuando ya no sirve para los propósitos económicos de los mismos. O también, el ver a la mascota como un miembro más de la familia y no como objeto decorativo o guardián del hogar. Asimismo, creo que aún nos falta muchísimo como sociedad: son miles los animales abandonados en cajas como si de cosas materiales se trataran.

¿Estás al tanto de los zoos que cerraron? Si es así: ¿qué me podés decir respecto a esta cuestión tan importante para los activistas que se encargan de juntar firmas para que se aprueben dichos proyectos?
Creo que no deberían existir los zoos, así como tampoco ninguna actividad que use a los animales y los aleje de su hábitat y de su especie. Un ejemplo de prohibición que tuvo un buen desenlace en nuestro país, según tengo entendido, es la que no permite el uso de animales en los circos. Aún así, muchos zoos siguen existiendo y exhibiendo animales como mercancía, mientras que algunos sólo cambiaron de nombre; tal es el caso del Eco Parque de CABA (el cual representa el fracaso de la legislatura porteña en el proyecto: repleto de ratas, cucarachas e infecciones y cargándose la muerte de más de una especie – se conoce la muerte de una jirafa, un rinoceronte y un oso polar). Más de 800 animales no pudieron ser reubicados y continúan viviendo en pleno barrio de Palermo.

Por último, ¿cuál es tu deseo a futuro para mejorar como sociedad y tener un compromiso mayor con los animales?
Desearía que cada vez seamos más los locos de los gatos, de los perros, de los animales. Que podamos ver en la otra especie a un ser sintiente como nosotros, que puede dar y recibir amor. Me encantaría que, así como una persona con sentido común y raciocinio piensa dos veces antes de maltratar a otro ser humano, la sociedad pudiera ver como a un igual al animal y abandonar el maltrato, la cosificación, el abandono. Ojalá todos pudiéramos tomar conciencia que la cadena alimenticia que aprendimos en el jardín y durante toda nuestra escolaridad no es más que una imposición cultural, social y económica, y que la industria de la carne es muerte y se impone para beneficiar a unos pocos. Todos podemos vivir sin comer carne, sólo que nos acostumbramos a no hacerlo. Le pagamos a alguien para que mate a un animal por nosotros, lo condimentamos para que el sabor sea rico, pero… ¿continuaríamos comiendo carne si fuéramos nosotros los que tendríamos que cazar nuestro alimento? ¿O comeríamos carne cruda? Creo que son preguntas que en algún momento deberíamos hacernos, o ese es mi deseo. Deseo un mundo sin especismo, sin maltrato animal, donde todos podamos vivir sin dañar al otro. Espero no sea demasiado utópico. [risas]

gatito2

Dejá un comentario